La historia de los Detalles de Boda

La historia de los Detalles de Boda

Para los que seáis seguidores del blog, ya sabréis que a mi me encanta contar cosas relacionadas con la historia de las bodas.

Como siempre digo, todo, absolutamente todo en las bodas, tiene un porque, y es que, aunque ahora lo veamos como una tradición, cada una de las acciones o  elementos de las bodas, nacen por un motivo y para cumplir con un objetivo.

Un ejemplo es el significado del pañuelo de la novia, complemento que ahora casi se ha perdido, pero que antes llevaban todas.

Como todavía suceden en algunas religiones, antes también en las bodas cristianas se pensaba que la novia “debía” llorar (supuestamente por tener que dejar a  su familia), y que sus lágrimas llevarían al pueblo lluvias y consecuentemente buenas cosechas. De ahí que tuvieran que llevar siempre un pañuelo.

Bueno, pues hoy os dejo otra historia nueva, que no conocía, y es “La Tradición del detalle de la boda”.

Si, si, ese pequeño detalle que los padrinos reparten al finalizar el banquete, antes de dar paso al baile de los novios.

Al parecer esta tradición se puso de moda a principios del siglo XIX, en las bodas de la realiza, que entregaban a los asistentes, placas conmemorativas que acreditaban que la persona había asistido al enlace.

Antes estar invitado a una de estas bodas era un reconocimiento social tal, que los asistentes consideraban las invitaciones de la boda como un trofeo que no dudaban en enmarcar,  para que todos lo supieran y recordaran.
Pero el ansia por conseguir este “trofeo” fue tan grande que  las personas que no eran invitadas, llegaban a pedir a las imprentas falsificaciones de las invitaciones de boda, y como consecuencia de ello, tener una invitación de un evento así, poco a poco, dejo de tener prácticamente importancia.

Entonces la realeza pensó en entregar un detalle de boda, que no pudiera ser falsificado por su precio ( una palca conmemorativa no era un regalo barato en el 1800). Y poco a poco esta acción comenzó a ser copiada, primero entre las bodas de la clase noble ( para magnificar la importancia de enlace) hasta extenderse a todas las clases, convirtiéndose así en una tradición que se daba en todas las bodas.

Hoy dia, por ejemplo, tener la invitación de la última boda real, celebrada en España, entre el Principe Felipe y la ahora princesa de Asturias, Letizi Ortiz, es uno de los recuerdos más ansiados. Y los que no estuvimos invitados :-D, tenemos los recuerdos conmemorativos que sacaron.


Más imagenes:

La historia de los Detalles de Boda

Empresas de Bodas

Quieres que tu empresa aparezca en este listado? Registrate

 

Comentarios recientes

Usuarios nuevos

  • marco
  • Alvaro
  • BelenBelchuches
  • VIPDETALLES
  • artistic-a