Sorpréndele con tu discurso de boda

Sorpréndele con tu discurso de boda

Las palabras son capaces de hacer reír, de hacer llorar y de poner los pelos de punta. La palabra tiene poder y lo tiene tan fuerte porque es el instrumento que usamos para poner voz a nuestros sentimientos, a nuestros deseos, y a todo aquello que no puede verse, ni tocarse pero que hace que seamos felices y que tengamos ganas de vivir. En un día como el día de tu boda las palabras son un elemento clave para hacer que tu pareja se sienta la más afortunada del mundo por tenerte y por quererte.

Durante la ceremonia es cuando suelen tener cabida los discursos de bodas; su momento es versátil: puede ser durante el momento del enlace, en el banquete o, más tarde, en el baile. Desde BodaEstilo te recomendamos que empieces a hablar cuando él menos se espere que vas a hacerlo. Sorpréndele, déjale atónito y conseguirás hacerle vibrar de emoción.

Hay muchas maneras de enfocar el discurso de boda, puedes hacerlo desde un punto de vista bromista o romántico. Sea cual sea, tus palabras deben ser sinceras, debes mirar a los ojos de tu marido y no dejar de sonreír.

Un discurso de boda bromista

Si eres una persona risueña y amante de la comedia y las bromas, tu discurso de boda debe de estar enfocado con un tono humorístico. Aunque sea el día de tu boda, tu esencia debe permanecer intacta y no debes fingir ser alguien que no eres, al contrario: debes de ser más tú que nunca. Por eso, si eres una chica divertida, te aconsejamos que incluyas en tu discurso escenas o anécdotas graciosas que os hayan ocurrido a los dos. El recuerdo de las risas conseguirá haceros sonreír de nuevo y descubrir que justo ese día empiezan muchas más nuevas risas.

Un discurso de boda romántico

Para las personas que ven el mundo desde un prisma romántico, aquellas que deshacen con un ramo de flores o con un "te quiero" susurrado entre pétalos. Para todas esas mujeres románticas, el discurso debe estar repleto de de guiños amorosos. Recordar cómo os conocistéis, qué es lo que te gusta de él o la primera vez que te dio un beso, son momentos ideales para construir un discurso lleno de romanticismo, belleza y amor. Tu marido caerá rendido a tus pies y te comerá a besos cuando, delante de todos, seas capaz de gritar lo mucho, muchísimo, que le quieres.

Otra opción es hacer una mezcla de ambos tonos y conseguir un discurso romántico y humorístico. Pero ¡cuidado! si te decides por esta última opción debes ser consciente de que el discurso de boda debe de ser breve, no puedes extenderte en demasía pues los asistentes se aburrirían y tus recuerdos quedarían vagos en el aire. Recuerda: es mejor pocas palabras y bien dichas que muchas y sin fuerza poética.

En BodaEstilo te dimos las claves para preparar tus votos matrimoniales.


Más imagenes:

Empresas de Bodas

Quieres que tu empresa aparezca en este listado? Registrate

 

Comentarios recientes

Usuarios nuevos

  • marco
  • Alvaro
  • BelenBelchuches
  • VIPDETALLES
  • artistic-a