Como elegir los zapatos, un poco de historia

Sunday, September 14, 2008 23:24      Publicado por: tatiana
Publicado en la categoria complementos novia
Comments Off

Por lo general, cuanto más cuidadosamente una novia elige el estilo de su vestido, más se preocupa por sus zapatos. Después de todo, éstos pueden agregar un toque de ilusión a una ocasión, como en la historia de la Cenicienta, en la que su zapato fue la clave para su futuro de felicidad eterna.

El simbolismo de los zapatos de novia debe ser rastreado a cientos de años atrás, en los antiguos griegos. Para ellos la atadura de las elaboradas sandalias de novia (una práctica ilustrada en jarrones griegos desde el año 400 A.C.) era un importante rito prenupcial. En estas antiguas escenas de bodas, Eros, generalmente acompañado por Afrodita, la diosa del amor, volaba hasta los pies de la novia haciendo un intrincado tejido de cintas alrededor de unas zapatillas bajas. Así como los perfumes y las joyas, los zapatos de la novia eran considerados herramientas de Afrodita, y se les atribuía poderes divinos. Durante los primeros años del siglo XIX, un modelo de zapato similar a los tejidos por esta diosa, se convirtió en el elemento infaltable de toda novia parisina, incluyendo la mujer de Napoleón, Josefina de Beauharnais. Los griegos también fueron quienes originaron la costumbre de tirar los zapatos a los recién casados, como símbolo de la partida de la novia del hogar de sus padres. Dicha práctica, consirderada como augurio de buena suerte y fertilidad, y como ayuda para alejar los malos espíritus, ha sido adoptada por varias culturas, y todavía se practica. En Estados Unidos, la tradición ha evolucionado en la costumbre de atar los zapatos y latas viejas al auto que transporta a los recién casados.

Más adelante, en el siglo XIX, los vestidos de novia empezaron a usarse más recargados y voluminosos y los zapatos apenas se decoraban con un detalle del vestido o una flor del ramo.

Los años veinte liberaron a los zapatos de su escondite, debajo de capas y capas de tela. Aparecieron los tacos altos, que alargan la línea del tobillo y las pantorrillas. Sin embargo, la simplicidad (el zapato forrado en satín) continuó imponiéndose. En su máximo exponente, este modelo sencillo evoca la pureza y belleza de Grace Kelly, un verdadero icono de moda para muchas novias. Cuando en 1956 se casó con el príncipe Rainiero, usó, debajo de su fascinante vestido, unos simples zapatos color marfil.

El modelo más elegante:

Los expertos concuerdan en que el modelo más elegante dependerá de la persona que lo luzca. “Lo más elegante es el zapato de taco alto, pero cada novia es diferente.” dijo María Lumaconi. Muchos afirmaron que “depende del pie. Un pie delicado queda bien con un zapato sin talón, mientras que uno más ancho se ve favorecido por un modelo con tiras en el talón y en el empeine, que lo cubre más.” El zapato forrado en la misma tela del vestido se ha dejado un poco de lado actualmente, pero continúa siendo una opción muy elegante y atractiva. Los entendidos de El Control apuntaron que el mismo “se dejó de usar por practicidad, porque no se puede teñir y adaptar para otras ocasiones. Sin embargo los zapatos forrados son muy elegantes y por algo los único que se ve al entrar la novia a la ceremonia es la punta del pie, y no queda muy bien que la misma esté descubierta y se vean los dedos.

Sin enbargo unas lindas y buenas sandalias no tienen por qué descartarse. Novias impactantes como Carolyn Bessete Kennedy y Esther Cañadas las lucieron en sus propios casamientos y fueron tapa de varias revistas.


Both comments and pings are currently closed.

Que tal un crucero de lujo para tu viaje de novios?