La boda de Paloma Segrelles.

Tuesday, July 17, 2007 13:06      Publicado por: vanesa
Publicado en la categoria Bodas de Famosos
Comments Off

La semana pasada se celebró en la capital, una de las bodas más características de los últimos tiempos.

La novia, Paloma Segrelles, hija de Francisco Segrelles, abogado y capitán de navío, estuvo acompañada por muchísimas caras conocidas como El Litri con su mujer, Ines Sastre, Paloma Cuevas y Genoveva Casanova, Espartaco con Patricia Rato, Pedja Mijatovic con su mujer, por nombrar algunos.

El vestido escogido para la ocasión un modelo que le hizo a medida el diseñador Elio Berhanyer, en mikado blanco de seda natural con escote palabra de honor “strable”, con el cuerpo emballenado y una falta sostenida con cabecilla que se apoyaba en un cancan. Para la ceremonia se colocó por encima bolero de manga larga, de cola de cuatro metros en encaje de Chantilly color beige envejecido. En la parte trasera, remataba la cintura unos lazos en tonos beige y naranja, colores muy presentes en toda la boda, que servían para sostener la cola.

La joyas, que brillaron con luz propia fueron una diadema de brillantes que pertenece a la familia, unos pendientes que le regalaron sus padres (que se rompieron al llegar a la iglesia), una pulsera de brillantes que llevara su abuela y su madre en sus respectivas bodas, y el anillo de pedida.

El peinado, era un estilo antiguo sacado de un cuadro del renacimiento, estaba pensado para poder colocar flores.

El ramo en esta ocasión el ramo fue sustituido por un abanico del S. XVIII,demarfil y nacar, bordado a mano.

El coche en el que llegó la novia era un antiguo Jaguar blanco propiedad de la familia.

Las arras estaban formadas por monedas orientales antiguas que los padres de Paloma había ido coleccionando a lo largo de su vida de sus viajes a China, India, y Vietnam.

La música que sonó durante la ceremonia fue el “Ave María” de Shchumert, y las voces de la Antigua Escolástica del Valle de los Caidos, que cantaron a capela música vocal. Para la entrada de la novia sonó la “Marcha Nupcial” de Wagner. Y a la salida de los novios sonó la ” Marcha Nupcial” de Mendelson pero la pieza que compuso para la obra de Shakespeare “Sueño de una noche de Verano”

La ceremonia estuvo plagada de detalles. En cada banco pusieron un cesto de paja con flores, y en cada asiento un libro con un marcador de oro, realizado por las monjas de la Nunciatura, que contenía el programa, y un abanico para cada invitado.

La decoración era espectacular. Colocaron uvas burdos, símbolo del espíritu de los cristianos, guirnaldas con naranjas en las escaleras, arco principal, y farolas de la plaza.

Convite: La cena fue pedida al catering ” La Cococha”.
De primero sirvieron Aspic de manzana y foie.
De segundo plato sirvieron Codornices rellenas de carrillada con patatas gratinadas, guisantes, cebollitas e higo glaseados.
De postre, tarta de obleas con frambuesa.
Durante el corte de la tarta, sonó ” El brindis” de la “Traviata” de Verdi en las voces de una soprano y un tenor.

La fiesta: Para el baile inaugural eligieron ” El vals del Emperador” de Strauss.
Y más tarde los invitados bailaron al ritmo de una orquesta que interpretaba los éxitos de los 60 y 70. Y ya entrada la noche sonó la música de hoy hasta que a las 4 de la mañana momento en que se dio el tradicional chocolate con churros.

foto_1.jpg

foto_21.jpg

via: revista hola

fotos via: diezminutos.orange.es


Both comments and pings are currently closed.

Que tal un crucero de lujo para tu viaje de novios?